Loading...

sábado, 31 de enero de 2009

KamiKace.

A veces llueve en el corazón, como la canción de Maná, que tanto me gusta, lo interesante es saber porqué llueve exactamente... ¿es por los demás o es por nosotros mismos?

En mi corazón, cuando llueve, a veces, es por mí misma, por sentir que todavía me queda mucho por aprender, pero otras veces, es por los demás, por haberle entregado, algo de mí, a alguien que, realmente, no ha sabido apreciarlo, lo ha pisado e infravalorado y con ello, me ha decepcionado como persona. Pero, realmente, ¿eso me importa? Pues no, la verdad. Lo que más me importa es seguir Feliz conmigo misma, orgullosa de haber ofrecido lo que tenía, habiendo confiado sin esperar nada a cambio. Sí, lloverá en mi corazón, pero sólo un breve instante en el tiempo, sólo permitiré que llueva ese instante.

A veces, me puedo equivocar en quién elijo para ofrecerle mi confianza, pero da igual, siempre me servirá para crecer… ¡¡La vida sigue!! los charcos que deje esta lluvia en mi corazón, se secarán evaporándose, en una niebla que los fundirá y saldrán fuera de mí, dejándome saborear lo agridulce de la experiencia, que me volverá a enseñar, que siempre he de seguir aprendiendo, pero no sólo de los demás, sinó de mí misma. Saber que no siempre, todo el mundo, verá lo que no está preparado para ver; saber que estoy contenta de haberme mostrado tal como soy, saber que lo que he ofrecido, lo he hecho sin esperar nada a cambio, simplemente habré vivido mi momento con esa persona, tal como soy, transparente, con mis más y mis menos, con mis alegrías y mis tristezas, con mis cosas buenas y las no tan buenas. Si esa persona sabrá o no valorarlo, es SU problema, no el mío.

Así que, si algún día, vuelve a llover en mi corazón, seguramente, será porque me habré vuelto a equivocar del destino de mis buenos sentimientos, pero siempre se volverán a evaporar los charcos y siempre volverá a brillar el sol en él.

¡¡Soy una CAMICACE GANADORA!! Siempre gano en cada riesgo, en cada apuesta gano muchísimo más de lo que pierdo, pues me gano a mí misma, si esa persona me decepciona y si no lo hace, me llena de orgullo el poder conocer a otro ser que, como yo, también habrá arriesgado.

Y me gusta apostar, no me arrepiento de arriesgarme por las personas, porque si por cada 100 que me arriesgo, encuentro sólo a una que, verdaderamente, sepa apreciar lo que reciba y podamos compartir, quién sabe qué cosas y momentos bellos o no tan bellos y mágicos o no tan mágicos, en la vida, ¡bienvenida sea! Pero en todo ésto, jamás iré buscado la aprobación de alguien, por el vacuo placer de aumentar mi autoestima, pues ahora, ya no necesito la aprobación de nadie, ya tengo la MIA!! aunque sí, soy humana y me gusta relacionarme, ¡¡claro que sí!! pero con personas que realmente valen la pena y no van por la vida, injustamente, salpicando de sus problemas internos a los demás, para librarse, falsamente, de sus carencias y sí, digo falsamente, porque se librarán sólo por un breve instante en el tiempo y luego volverán a quedarse totalmente vacíos, arrepintiéndose, quizás, a veces,(los que tengan algo de conciencia) de lo perdido, aunque también quizás demasiado tarde…

No somos perfectos, somos humanos, nos equivocamos y también sé perdonar y poner la otra mejilla… pero una cosa es equivocarse y otra herir intencionadamente a alguien que no lo merecía. Hay personas así, sí, quizás no se imaginan del dolor que pueden llegar a causar, en un momento dado a alguien, traicionando su confianza...y la verdad es que siento pena y lástima por ellas, pues sé que su inconsciencia las traiciona y no saben reconocerlo, pues sólo viven en su propio mundo, sin ningún tipo de empatía ni solidaridad con el prójimo, ¡qué triste! pues muy raramente, han sido capaces de ponerse en los zapatos de otro/a. Eso les hace ser, simplemente, frívolos, totalmente egocéntricos y superficiales, dejándose llevar por un mundo vacuo, interesado y superficial, sin ningún otro rumbo en su destino, que no sean ellos mismos y su satisfacción personal, a costa de lo que sea o de quien sea, ojalá algún dia puedan ver la luz, mis mejores deseos para ellos/as.

No me arrepiento de que llueva en mi corazón, cuando es necesario, pues me limpia y me prepara para ser libre, de nuevo, de los restos de cualquier decepción.

Alguien preguntaba hace poco, ¿debemos arriesgarnos en la vida? Y respondí –sí, hay que tirarse a la piscina-, luego ya descubriremos si había agua y si resultó no haberla, el golpe que nos dimos, nos hará ir con más prudencia la próxima vez, no escarmentándonos, sinó enseñándonos que los que somos así, estamos expuestos a un tipo de personas que, simplemente, no están preparadas para recibir todo lo que podemos ofrecerles…

Ahora mismo, no sé de venganzas ni de envidias y me alegro de ello. Y soy totalmente sincera al decir que : -prefiero que me hieran a herir yo a alguien- me alegro de ser así, estoy orgullosa de no tener que arrepentirme de hacer daño a otras personas, cuando alguien me hiere, o simplemente veo que lo intenta, lo que consigue es mi alejamiento de su alma, nunca mi venganza, pero es que creo que mi alejamiento, ya será suficiente castigo para esa persona…

Una gran persona y amiga, que tengo, me ha dicho últimamente : -Tu siéntate y espera- ¡qué gran consejo de una persona sabia!

Así que los charcos que dejó la lluvia, en mi corazón, ya se secan y no pienso defallecer en el intento, de seguir conociendo personas en mi vida que, realmente, sí están preparadas para recibir algo de mí, que siempre saben estar a la altura de las circunstancias, alejándose y dejando espacio, cuando hace falta y estando a mi lado, siempre que lo necesito, para compartir y ayudar real y desinteresadamente… Qué bello! eso me anima, me alegra, me ilusiona, me reconforta, me alienta, me hace continuar en mi camino, aquel que me permite seguir siendo y seguir mostrándome como YO MISMA y enseñándome, también, cómo estar, yo misma, a la altura de las circunstancias, cuando alguien me necesite, pues he tenido la gran suerte de poder contar con verdader@s amig@s de los que aprender. Gracias.

Dedicado a : Adonis, por estar ahí cuando tanto lo he necesitado y hacerme ver muchas de las cosas que he dejado reflejadas en este escrito y que tanto me han ayudado.

Gemma-Enoa



martes, 27 de enero de 2009

En breve

Página en construcción...
En un breve espacio de tiempo será publicado el primer relato corto... gracias