Loading...

jueves, 17 de mayo de 2012

Una nueva vida... ¿te animas?


Déjate mojar por la lluvia de esta primavera, que ella te limpie de todo mal, para empezar una nueva vida.

Una nueva vida, (a parte de todas aquellas que están a punto de empezar, a recién nacidos me refiero, que por cierto, felicito a tod@s aquell@s que tengan la bendición de ser padres, es que conozco a much@s que están a punto de serlo J), sería a mi parecer, aquella que decidimos empezar, dejando el pasado atrás y desligándonos de aquellos recuerdos pasados que nos hirieron (y/o simplemente, aprendiendo de ellos) abriendo las puertas a que nuevas personas, hobbies, entretenimientos, etc… entren en nuestras vidas, a recomenzar, a liberarse de prejuicios, apartándonos de aquellos miedos que nos atan a una vida cómoda y segura, sin riesgos y sin emociones…. ¡eso no es vida! Porque la vida, “vivir”, es arriesgarse, es emocionarse, es acertar o equivocarse, es divertirse, es llorar, es reir, en definitiva : es “sentir”, más allá de la razón, sin traicionarnos a nosotros mismos, claro está y siendo coherentes con nuestro pensar, sentir, decir y hacer, cosa que creo fundamental para vivir tranquilos con nuestra propia conciencia...

...Una nueva vida es abrir nuestra mente a miles de millones de posibilidades de sentirnos realizados y felices, a buscar nuevas sensaciones, a sentir nuevas pasiones, a encontrarnos a nosotros mismos en tantas y tantas cosas, que pueden hacer salir a flote nuestras emociones, nuestro placer de vivir, a hacer salir a flote nuevas maneras de pensar que nos remuevan por dentro y nos lleven a mundos nuevos por descubrir... y es que hay tanto por descubrir... ¿no creeis?... y no significa precisamente romper con todo lo que tenemos ahora, quizás para algun@s si (para aquellos que no sean felices, con todo lo que tienen), quizás para otros, simplemente significa abrir los ojos y valorar realmente lo que tienen, porque es verdad que a veces, solo se valora lo que se tiene cuando se pierde.

…A veces, tomar la decisión de comenzar de nuevo, puede costar muchas lágrimas, antes de ponernos a ello,  pero éstas son necesarias para limpiar nuestra alma y/o corazón, ¡bienvenidas sean! cuando realmente tienen que salir a flote… que a nadie le asusten las lágrimas, pues muchas veces, son ellas las que nos salvan de caer en un pozo sin fondo o en adicciones u otras cosas autodestructivas (a quien seas, que tengas ese poder: ¡líbranos de eso!), las lágrimas son el desahogo de nuestra alma, la tristeza convertida en materia, son el desagüe de nuestro propio existir y sentir.

No cabe decir que las lágrimas deben tener un fin, sirven para lo que sirven y cuando el fin está servido, no es bueno regocijarse, cuando ya nos han limpiado, ¡sigamos adelante! porque siempre, como tanto hemos oído : “después de la tormenta llega la calma” ¡qué gran verdad! ¡¡Y cuántas sorpresas nos puede traer la calma!!, aunque ni nos lo imaginemos, una sabia compañera mía me dijo una vez: (mientras yo casi lloraba, por una situación de mi vida) -tu siéntate y espera- y no vi pasar a mi enemigo precisamente, cuando realmente le hice caso, acontecieron cosas muy importantes en mi vida.

Y como no quiero extenderme demasiado, sólo me alargaré un poquito más, esperando que valga la pena leerme, yo a mi misma y ustedes a mi, dicendo que cada día, tenemos el poder, si queremos, de empezar una nueva vida, de ilusionarnos, de proponernos metas, de pensar en objetivos, en ideales, que mientras no se cumplen o quizás, tal vez, se estén cumpliendo, disfrutemos viviéndolos (o soñándolos despiertos)… ¿porqué no? el objetivo no es el fin ¡¡sólo es el Principio!! y en el camino es donde podemos encontrar la ilusión y la felicidad.

…Y cada día puede ser un nuevo principio, ¿no creeis? …. ese momento, esa ilusión, esa pasión por lo que  hacemos que nos gusta o por lo que amamos y disfrutamos "ahora", eso es lo que comporta una nueva vida, un nuevo día, la felicidad del momento… ¿quién o qué nos va a quitar eso? Nada ni nadie, man que quieran.

Hoy empiezo una nueva vida. ¿y tu?, ¿te animas?

Gracias a tod@s l@s que me seguís, porque me dais momentos eternos de felicidad, mientras leo vuestros blogs, mientras me comentais, o simplemente por seguir ahí.
Gemma-Enoa.

os dejo un temazo de los Depeche Mode, para los que gustéis.


viernes, 3 de febrero de 2012

¿Orgullo o dignidad?

Desde pequeños nos hablan del orgullo como algo malo, algo que nos traerá problemas, dolores de cabeza, que nos enfrentará a los demás y etc… etc… pero yo debo decir que si estoy aquí, escribiendo, viviendo y compartiendo, es gracias a que, un día, mi orgullo habló por mi y no dejó que me acabara de hundir en la miseria y me acabaran de anular como persona, pues alejó a quien debía alejar, de mi vida.

Según en qué casos, el orgullo se asemeja a la dignidad, si lo perdemos, nos perdemos a nosotros mismos. Yo no digo que seamos siempre orgullosos, pero sí depende con quién, no perderse, por ejemplo, con aquellos que se creen mejores o consideran su vida más importante que la nuestra, con este tipo de personas, si las tenemos que tener al lado, por fuerza, por trabajo, como vecinos, o por cualquier otra situación, pues hay que andarse con cuidado, observar, ponerse uno en su sitio siempre y jamás dejarse pisar.

Aquí no hay nadie mejor que nadie, señores; sí, claro que unos seremos más listos, otros sabremos más de letras, otros de ciencias, unos hablaremos muy bien, otros escucharemos mejor, pero aquí básicamente, todos hacemos lo mismo : todos nacemos, vivimos y morimos; unos mejor, otros peor, pero cada uno de la mejor manera que sabe o que puede.

Por todo ello, yo, contenta y orgullosa de mi orgullo (valga la redundancia), que me salvó de seguir encadenada a una vida de sometimiento y tristeza, de callar, agachar la cabeza, aguantar y tolerar lo intolerable y después, llorar en soledad…. el orgullo y/o la dignidad que todavía no me habían podido robar, me llevaron a mi LIBERTAD, no acatando injusticias, arriesgándome a cosas que jamás pensé que, simplemente, por ser yo misma, me comportarían cualquier, injusto, tipo de riesgo…

Y sí, lo volvería a hacer, aún habiendo temido por mi integridad física… y desde aquí, animo a tod@s aquell@s que se sientan humillad@s, intimidad@s, sometid@s, amenazad@s, agredid@s, a que dejen salir su orgullo y/o su dignidad a flote, intentando, sobre todo, proteger su vida, pero salir, lo más rápido posible, de esa indefensión paralizante y destructiva, para poder volver a vivir en plena libertad (y quién sabe, si encontrar una amistad y/o un amor verdaderos) porque todo el tiempo que sintamos que nos la han estado robando, será el precio a pagar después, por nuestro propio sentido de culpabilidad, por habernos permitido, a nosotr@s mism@s, permanecer en esa situación… y es un precio demasiado caro. Que nosotros sepamos, sólo tenemos una vida que vivir y no tenemos tiempo de dejárnosla robar por nada ni por nadie. Un abrazo, amig@s blogger@s!!

Gemma-Enoa