Loading...

martes, 29 de octubre de 2013

¿Víctima del mundo o responsable de ti mism@?

En mis relaciones personales, amistades, familia, etc… no soy un perro apaleado, que cuando vive una injusticia pone cara de pena y se agacha, esperando otra reprimenda u otro azote, ¡¡no!! porque soy consciente de que no soy una víctima del mundo, sobre todo, porque sé que yo soy la única responsable de mí misma y no voy a dejar que nadie me haga daño.

A mi me han enseñado que “obras, son amores y no buenas razones” y que “el movimiento se demuestra andando” ¿de qué me vale que me dediquen los mejores sentimientos, que me canten las más hermosas canciones o que me reciten las más bellas poesías, (todo es un decir) si luego no me demuestran, en acciones, lo que me predican?

Quizás las experiencias me han endurecido, en el aspecto de no dar más oportunidades a alguien que ya me ha fallado y/o herido, más de una vez y no precisamente por lo que yo esperaba de esa persona, sinó todo lo contrario, por actitudes, palabras o hechos que no me esperaba de ella y me han herido.

La verdad es que me consuela y me hace muy feliz el hecho de que tengo a varias personas a mi lado, que desde hace muchos años están en mi vida y me demuestran que siguen ahí, que puedo contar con ellas, de las que me consta que me aceptan y me quieren tal como soy, ¡¡por algo será!! porque si fuera por otra gente que he ido conociendo estos últimos años y que ya dejé atrás (menosmal), me harían creer que soy poco tolerante al no aceptar sus malos tratos,  tales como : posesividad, envidias, celos, abusos de confianza, chantages emocionales y psicológicos y demás (podría alargarme bastante más, pero no viene al caso)… creo que he dado bastantes oportunidades a este tipo de gente, demasiadas, hasta quedar totalmente desgastada y dolida, saliendo demasiado perjudicada de su lado y después, lo mío me ha costado recuperarme…

A partir de ahora, me toca escuchar, ver y observar mucho más a aquell@s que quieran acercarse a mi (o viceversa) y a la mínima señal que reciba, (porque sí, siempre hay señales) ir con mucho más cuidado y poner algo de distancia, para ver cómo va evolucionando todo, (si es que tiene que evolucionar) o poner mucha más distancia si esas señales se van repitiendo, en el tiempo.

Yo siempre he tenido una máxima y es que lo que más deseo, en el mundo, es que la gente que esté a mi lado sea feliz, que todo les vaya lo mejor posible, que disfruten de mi compañía, el tiempo que compartamos, que sepan valorar lo que les ofrezco y que les conste que yo también les quiero y les valoro a ellos…  y si tenemos que apoyarnos cuando haga falta, pues ahí estamos, claro que si… pero cuando veo que todo eso no es recíproco, que los buenos sentimientos solo van en una dirección (de mi, hacia ellos), el mundo se me hace cuesta arriba y no puedo quedarme a su lado, así que ¡¡me voy!!

Y ya para acabar, me dedico unas palabras a mi misma y a tod@s vosotr@s :
Cuando una situación o persona te está hiriendo, puedes elegir quién prefieres ser: Víctima del mundo (y seguir llorando y lamentándote) o responsable de ti mism@ (y alejarte de esa situación o persona que te está perjudicando)

Nada ni nadie puede salvarte de nada ni de nadie (valga la redundancia), sólo tu mism@ puedes ser tu propio héroe, salvándote  de todo lo que te dañe, hasta de ti mism@... elévate por encima de todo aquello que te haga sufrir y vuela libre, porque ¡¡algo mucho mejor te está esperando!!. 
Sálvate y sé feliz.

Gemma-Enoa



8 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Solo nos queda ser nuestra propia tabla de salvación y tomar las decisiones correctas para ello.

Saludos.

Omar enletrasarte dijo...

interesante entrada,
saludos

BATOOSAHI dijo...

Desafortunadamente hay mucha gente que no es como esperamos y lo mejor es separarse de ellos, pero nunca separarnos de las buenas personas que también las hay,,, besos.

RECOMENZAR dijo...

Fascinante tu blog
me siento como en el mio cómoda y feliz con tus letras
un abrazo

Janeth dijo...

Que hermosa reflexión amiga, ser responsable de la vida de uno es una acto que se desprende del alma misma, cada acción que tomamos tiene una consecuencia y en base a estas nobles leyes que rigen todo el universo tenemos que tomar conciencia y actuar....un abrazo fraterno y mucha luz amiga

Gustavo Así Nomás dijo...

Creo que leo éste artículo en un momento crucial en mi vida, muchas gracias por compartir. Te invito a que te pases por mi blog y me digas qué te parece, ¿sí? Gustavo Así Nomás.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belo texto...Espectacular....
Cumprimentos

Melyssa PG dijo...

Interesante entrada aunque la escribieras hace mucho tiempo me ha echo pensar, besos