Loading...

sábado, 12 de diciembre de 2009

Un día nublado, no podrá conmigo...




Los días nublados, en Barcelona, a mi parecer, son feos, todo se vuelve más gris de lo que ya es, el cemento, parece que crece y la gente, tiende a quedarse en casa, para protegerse de la humedad y las bajas presiones admosféricas… estamos muy mal acostumbrados a que la mayoría de los días son soleados, llenos de luz y color…

Hoy me desperté con dolor, no sé si la humedad de este día o las bajas presiones estas, pero la espalda me mataba por la mañana, luego ya, cuando me levanté, todo se fue poniendo en su sitio y ahora estoy mucho mejor, aunque me sigue doliendo, pero me da igual, no me limita, me duele, pero no me priva de hacer una vida, totalmente normal, aguanto y me acostumbro al dolor, cuando se agudiza e incluso puedo patinar y esquiar (con prudencia, claro), que me encanta, aunque bueno, no puedo tirarme en puenting, cosa que, por cierto, sí me hubiera gustado probar algún día, pero que tampoco pasa nada si no lo pruebo, porque puedo hacer muchas otras cosas más…

Creo que lo que quiero decir, es que cada uno, tiene lo suyo, todos tenemos nuestras cosas, nuestros más y nuestros menos y se trata de saber elegir entre : vivir con ello o preferir hundirse y revolcarse en el fango del propio sufrimiento, sea éste físico, psicológico o emocional… ya sé que es fácil decirlo, a veces hay enfermedades o problemas, que privan de hacer una vida normal, que nos paralizan y nos encierran en nosotros mismos, pero bueno, hay que calibrar y valorar todo aquello que sí podemos hacer y todo aquello de lo que sí podemos, todavía, disfrutar.

Yo prefiero saltar los charcos (las trampas que me va poniendo la vida y a veces, yo misma) y mira, si un día me hundo en uno, pues intentaré salir a flote, con todas mis fuerzas, porque yo quiero seguir en la superficie, no me interesa, a estas alturas de mi vida, hundirme, ni por mi dolor de espalda, ni por nada que me pueda pasar….

Sé que habrán días mejores y peores, pero como tengo tanto que agradecerle a la vida, aún con todo lo que he vivido, mejor dicho, a todo lo que he sobrevivido, pues ahora, me cuesta mucho que algo me hunda por completo, porque mi inercia de la vida, me lleva siempre a seguir hacia adelante, soy una superviviente y no quiero pararme a revolcarme en el fango de ningún charco, lo haya creado yo o no, porque eso da igual.

No sé porqué comparto esto, supongo que, por si me lee alguien que, por cualquier motivo, en este momento, lo está pasando mal, pues eso, que no podemos permitirnos el lujo de hundirnos, que la vida tiene todavía muchas cosas que ofrecernos y que no podemos pararnos en nuestro dolor o preocupaciones, tenemos que continuar hacia adelante, siempre hacia adelante, sobre todo, por nosotros mismos y luego, por supuesto, por nuestro entorno y por todas aquellas personas que queremos y que nos quieren.

Un abrazo y una sonrisa para tod@s, supervivientes!

Gemma-Enoa.

Me encanta U2!!

jueves, 15 de octubre de 2009

¿Qué es lo que entendemos por "libertad"?



Qué palabra más bella, aunque controvertida, a la vez, contradictoria en el ser humano y quizás, a veces, peligrosa en el mundo…

En mi opinión, el ser humano, jamás será libre, creo que muy pocos lo consiguen… creo que siempre hay algo que nos retiene, algo que debemos hacer, algo que nos obliga, etc… a veces, nos lo creamos nosotros mismos…. otras veces, así está estipulado… ¿es una quimera, una utopía o algo que realmente podemos conseguir? Ya no hablo a nivel de hacer, cada día, lo que nos venga en gana, pues sabemos que tal como está montada nuestra sociedad, hay que trabajar para ganar dinero, para poder comer… yo me refiero a la libertad de nuestra mente, de nuestro corazón, osea, de nuestra manera de pensar, de sentir, de actuar, de emocionarnos, en definitiva, de nuestra manera de vivir.

Yo intento, sobre todo, liberarme de aquello que me ata a creencias, impuestas por religión, por la sociedad, por familiares, por nuestro alrededor… pues creo que para ser libres, primero debemos vaciarnos de todo aquello que no es de cosecha propia, de todo aquello que nos han impuesto y nos han hecho creer, sin un previo análisis por nuestra parte… al ir creciendo, vamos madurando y nos vamos dando cuenta de prejuicios y creencias impuestas, que nos impiden avanzar en ciertos ámbitos, nos reprimen de tener ciertas experiencias en nuestra vida o simplemente, nos cierran el paso a posibles sueños u objetivos que podamos tener…

Pienso que cada uno, debería reconocer y analizar dichos prejuicios o creencias, impuestos y si, realmente, no los creemos útiles, intentar eliminarlos, para dejar espacio libre en una mente y un alma más abierta al mundo y así, poder aprender a vivir, por nosotros mismos, no por las experiencias de los demás o historias aprendidas…

Podría extenderme muchísimo más en este momento, pero prefiero que cada uno, al leer esto, lo extienda o no, a su manera… simplemente, trataba de analizar un poco más, lo que significa, la palabra libertad….

Y para finalizar, la definición de wikipedia :
“La libertad es un concepto muy amplio al que se le han dado numerosas interpretaciones por parte de diferentes filosofías y escuelas de pensamiento. Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad. La libertad es aquella facultad que permite a otras facultades actuar y que está regida por la justicia.”

… y por si quereis seguir leyendo :
http://es.wikipedia.org/wiki/Libertad

Pero una definición que me gusta a mí, sería que la libertad del individuo es aquello que le permite actuar, pensar, expresar y comunicar, libremente, sin ataduras, presiones o amenazas y siempre respetando la libertad de los demás individuos, pues la libertad de cada uno, acaba donde empieza la libertad del otro.

Me encantaría saber qué significa la palabra libertad, para vosotr@s.
Gracias y un abrazo a tod@s.

Gemma-Enoa.

martes, 8 de septiembre de 2009

El teclado y la vida.

Hoy me he dicho: -voy a escribir algo diferente, voy a dejarme llevar y a disfrutar de ello…-

...Algo divagante, algo así, de repente, que pueda salir de mí, directamente, sin pensar mucho en ello, mientras escribo, sinó, dejando fluir, aquello que nace, de no sé, exactamente dónde, pero que empieza a surgir y hasta que no queda plasmado, no para…

Así me imagino que es, señoras y señores, el mundo del escritor/a, un mundo sin estrujarse mucho el cerebro, (excepto cuando hay que documentar y recordar cosas, claro) pero con mucho que desarrollar,- con amplitud de miras, de mente y de corazón que, creo, debe tener un escritor… - a la más ínfima e interesante (o no) idea; eso es, exactamente, el hecho de, solamente, dejar que los dedos fluyan por un teclado, a veces hostil, a veces puñetero, como la vida misma, pero, también, a veces, perfecto, exacto, concreto, coherente….

Así es como he decidido el título de este post, ya está: el teclado y la vida…

...Pues,¿quién sabe? a lo mejor, después de lo que va a surgir de mis dedos, o de mi mente, o de mi alma, puede ser que, a alguien, le parezca que es un buen símil, que bien se puede comparar, una cosa con la otra… y no es tan disparatado, como se me está viniendo, a la cabeza, ahora mismo…

A ver cómo empiezo ésto, en qué lío me acabo de meter… bien, pues por el principio:

A veces, ¿no os pasa, queridos amigos y amigas, que os poneis delante de un teclado y no sabeis qué hacer? No hay manera, no sale nada, quereis escribir algo, pero solo se oye un, sepulcral, silencio. De repente, la mente se queda en blanco, los dedos, están como paralizados, hasta el corazón, parece que se queda quieto, aquello no hay quien lo mueva y solo ves teclado, letras, pero no sabes, cómo combinarlas, cómo conjugarlas, para que aquello cobre un sentido, más o menos inteligible, para el resto de los mortales, o para uno mismo, siquiera… Pues de eso se trata, la vida igual, señores, pues, a veces, la tienes delante, pero no sabes qué, carajo, hacer con ella.. te quedas parado, como immobilizado, sin motivación alguna, igualito igualito… como el teclado, ¿veis? falta de inspiración, apatía, rutina, aburrimiento… eso es… nada, absolutamente nada en el horizonte, ni una letra que se combine con otra, para construir una sola palabra…

En cambio, en otras ocasiones, no sabes por qué razón, mágica o divina, ¿quién sabe?, de repente… ZAS! : las letras se combinan perfectamente, todas en su lugar, naciendo palabras y frases e incluso, páginas y todo, cobrando un sentido, hasta resulta totalmente comprensible, sin apenas haberlo planeado, sin apenas haber pensado en ello… ¡Como la vida misma!

A veces, en la vida, te esfuerzas, con todas tus ganas, en que todo salga, como te gustaría que saliera y más tarde, te das cuenta, de que no ha servido para nada, que hubiese sido mejor no perder el tiempo, en estupideces varias, cuando resulta, que todo eso, en lo que se han volcado todas las energías, no ha generado los frutos que tu pretendías, con una siembra planificada… (quede claro que no me refiero a estudios u objetivos de trabajo, sinó a otras cosas de la vida).
Como el teclado!! De repente, te pones delante... empiezas a dar vueltas y vueltas, intentando que algo de lo que teclees, cobre un sentido u otro y... nada! En cambio, otras veces, sin esforzarte lo más mínimo, sin preocuparte, siquiera, de lo que resultará, de lo estás escribiendo, surge todo, sin el menor cansancio… y sí, cuando has acabado, por fin, y aquello que te ha poseído, ha cesado, relees lo que, esas teclas, han escrito y dices : sí, era esto lo que quería decir… mentira! tu no tenías la más pajotera idea de lo que ibas a escribir, ha sido el teclado, han sido tus dedos, ha sido una magia y un algo especial, que no sabes ni de dónde viene, ni cuando aparece, que ha hecho que todo esto, quedara aquí, plasmado...

...¿Veis? Como la vida misma… a veces, las cosas que hacemos sin analizar demasiado, sin pensarlas demasiado, sinó, dejándonos llevar, por aquello, que todos, alguna vez, hemos sentido dentro… -es difícil de describir, pero vendría a ser el mundo interior (los sentimientos, las emociones) supongo, vamos a llamarlo así, pues sigamos- si lo dejamos brotar, salen cosas que ni nos imaginábamos que podrían salir de nosotros mismos. Lástima que vivimos en una sociedad tan absolutamente controlada, tan absolutamente manipulada, tan absolutamente mecánica, hipócrita, materialista y superficial, que parece que aborrezca, todo aquello que es espontáneo y natural, propio del ser humano, con lo cual, sin ser reprimido, todos seríamos mucho más felices.

Aquí os dejo mi divagación, no sé si será de vuestro agrado, fíjaos que no tenía ni la más mínima idea de lo que iba a escribir y al final, todo lo que ha salido… buf! He acabado despotricando contra la sociedad, jajaja…

Y al final, incluso, llego a una conclusión: resulta, que cuando uno, siente lo que escribe, lo palpa, lo pare, porqué sí señores, esto es como un parto…, lo que escribes lo sangras, como dice Fito, en su canción -porque escribo igual que sangro, porque sangro todo lo que escribo- no está pensando en la finalidad de aquello, sinó que está disfrutando de lo que está haciendo, está aprovechando lo que le ha sido regalado, está volcando todo, de sí mismo, en ese momento, en lo que está haciendo; está viviendo la, más mínima, milésima del momento, disfrutando, saboreando, sintiendo, emocionando, exteriorizando, parte de sí mismo, en lo que está escribiendo…¡LO VIVE! Y no está pensando en lo que está haciendo o en cómo quedará o si gustará o no gustará, eso da igual, no importa lo más mínimo, lo está haciendo por y para sí mismo…

La vida puede ser lo mismo, si nos lo proponemos, si vivimos el día a día, si dejamos que nuestros momentos, sean lo, verdaderamente, importantes; si dejamos que todo fluya, sin finalidades, sin esperar un buen fin, sinó, realmente, disfrutar de lo que estamos haciendo, creo que todo será diferente… ya sé que no invento nada nuevo, que ya todo está dicho y está escrito, pero no sé, a lo mejor, igual resulta original comparar el teclado con la vida, sobre todo, con lo que inicié este texto, el cual ya me está aterrando, lo largo que es…. Pues eso, que quizás, dejándonos llevar, por ese teclado, que es la vida, todo resulte mucho más fácil, más concreto, más conciso, más exacto y sobre todo, más coherente, realmente, con lo que sentimos.

Disculpas por la amplia divagación, hasta llegar a esta conclusión, tan lógica (o eso me parece a mí).

Gemma-Enoa.

viernes, 19 de junio de 2009

...Y cuando desperté...

… Tu estabas a mi lado, dormido, te habías quedado tan tranquilo y apaciguado abrazándome, de vez en cuando, abrías un poquito los ojos y con una tenue luz que entraba por la ventana, podía apreciar que me mirabas tiernamente, hasta que entraste en un profundo sueño. Yo no podía dormir, pues aquella noche, me sentía tan especialmente enamorada, sentía tanto amor por ti, que, de repente, sentí un estremecedor miedo a perderte. Sentía la calidez de tu cuerpo en contacto con el mío y quería que aquella sensación de amar y sentirme amada, no se borrara de mí, nunca jamás y estuve horas siendo consciente de tu abrazo, negándome a caer en el sopor del sueño, para así, retener todo aquel amor y toda la felicidad que llenaba aquella noche.

Aquella tarde, habíamos tendido juntos la ropa y compartido otras tareas de casa, cuando acabamos, me preguntaste si no me importaba que leyeras un rato, a lo que lógicamente te contesté que no, que yo aprovechaba para ir al gimnasio. Y cuando volví, me tenías la cena preparada, con una vela encendida, incluida, en la mesa, ¿quién sinó tu, era capaz de todas aquellas cosas y de tener siempre esos detalles, que sabías que me hacían feliz? Cenamos conversando sobre cómo nos había ido el día, planeando cosas para hacer aquel fin de semana, pues ya era jueves y hacía buen tiempo y a los dos nos apetecía hacer cosas juntos… Me hablabas con aquella mirada vivaracha, con un brillo especial en tus ojos, que sólo veía cuando me mirabas a mí, o eso quería creer…

Cuando te di aquella estupenda noticia, al cabo de unos días, creí que tendría que llevarte de urgencias, víctima de shock de entusiasmo, pues te desbordó la alegría y te reías, tartamudeabas, me cogiste en brazos y me diste no sé cuantas vueltas en el aire, hasta que te dije que me estabas mareando… Ibamos a tener un hijo, por fin, después de tres años juntos, habíamos decidido ir a por ese hijo deseado y tras estar intentándolo durante varios meses, ¡por fin lo habíamos conseguido…! estábamos tan contentos e ilusionados, a la vez que temerosos de saber criar a una criatura y educarla lo mejor que supiéramos… ¡pero éramos tan dichosos…!

Pasaron los meses y llegó nuestro esperado bebé, tenía unos ojos enormes y preciosos, como los tuyos, unos ojos que buscaban y rebuscaban en nuestras caras, dicen que los recién nacidos apenas ven nada, pero parecía que nos miraba y nos reconocía como a sus padres, eso sí, cuando sonreía, tu decías que tenía mi sonrisa.

Nos miramos después de observarle, embobados, un ratito, tocar sus manitas, sus diminutos pies, su naricita y entonces, nos abrazamos y me besaste tan dulce y apasionadamente a la vez, que empezaron a brotar lágrimas de mis ojos, deseando que aquel momento fuera eterno… tu y yo, nuestro amor y fruto de él, nuestro hijo.

Pero, una noche, de repente, desperté y no había rastro de ti en nuestra cama, ni tan siquiera una mínima prueba de que hubieras estado ahí… miré alrededor y nuestro hijo tampoco estaba… me levanté, abrí los armarios y ya no estaba tu ropa, te llamé, grité una y otra vez el nombre de nuestro bebé, corrí como loca por toda la casa, te grité y te maldije por haberme abandonado, te insulté una y otra vez, incrédula de lo que me habías hecho, dejarme y llevarte a nuestro hijo, yo estaba segura que me querías, que éramos felices, tu siempre me hacías sentir bien y muy amada, aquello no podía ser real… no podía estar ocurriéndome a mí…

…Pero era cierto, era real, en aquella casa no había nadie más que yo misma, tu ya no estabas y nuestro hijo tampoco y fueron pasando los minutos y fui siendo consciente de que todo había sido un sueño... ¡un maldito sueño!, nada era cierto, me di cuenta de todo al dejarme caer, abatida, al suelo, entre sollozos y lágrimas, todo aquello había sido solo fruto de mis deseos, lo que me hubiera gustado tener en este momento y no tenía. Tu ni existías, ni tan si quiera habías existido, pues eras tan perfecto… ¿Cómo podría existir alguien tan perfecto, aún con sus defectos? alguien que realmente me conocía, me aceptaba y me amaba, se desvivía por hacerme feliz, a la vez que me dejaba libre, para que siempre volviera a su lado… sin posesiones, sin celos, sólo esa confianza y complicidad que me despertabas y que yo misma, a su vez, depositaba en ti y en el amor que, realmente, sentía.

Me costó darme cuenta de que jamás había habido una cuna al lado de mi cama, que por más que la buscaba, no es que se hubiera esfumado, es que nunca había existido… todo había parecido tan real, mi vida era tan, verdaderamente, plena… lo tenía todo… y de repente, cuando desperté, ya no tenía nada, sólo a mi misma y mis ojos llenos de lágrimas. Mi vida ya no tenía sentido después de aquel sueño y sólo quería volver a dormir y volver a soñar contigo, en nuestro amor invencible y en nuestro bebé.

Pasaron días, después de aquel trágico amanecer, en el cual habían aparecido los fantasmas de mis traidores y malditos deseos, cuando me pregunté el porqué nos hacen pensar desde pequeños, que sólo podemos ser felices con una pareja e incluso más llenos y más completos, si además tenemos hijos, que nuestro mejor destino es encontrar a esa media naranja o amor ideal y formar una familia… y me rebelé contra ello, pensé que no tiene porqué ser así y que no a todos nos ocurre eso y no quiere decir que por no haberlo conseguido, no podamos ser felices, aunque dichosos aquellos que así se sienten, teniendo todo ésto y disfrutándolo.

Y si algún otro amanecer vuelvo a despertar, de repente, pensando que he perdido algo, sintiéndome vacía y perdida, volveré a darme cuenta de que eso, no lo es todo en la vida, volveré a librarme de esos clichés, que hacen creer que una mujer que está sola y no ha formado una familia, no puede ser feliz, está desesperada o necesitada y sólo desea eso en la vida, me niego a tener esa visión de mí, ni de otras mujeres en mi misma situación, al igual que me niego a buscar o esperar algo, en esta vida, que por lo que sea, de momento, no me ha tocado vivir… ahora vivo por y para mí, para mi familia y para mis amistades, tengo un trabajo que conservar y una vida que cuidar y de la que disfrutar : la mía.

Enoa.

martes, 21 de abril de 2009

Erase una vez...

Érase una vez, hace muuuuchos años, en un pueblo llamado "El Valle de las almas perdidas", andaba una joven, sin saber, muy bien, el camino que debía seguir, se encontraba sola, al haberse quedado sin pareja, después de muchos años. De repente, se sentía asustada, triste y desamparada, aunque tuvo la suerte, siempre, de tener gente a su lado, que se preocupara por ella, eso le daba fuerzas, para seguir adelante y buscar el camino para llegar a otro pueblo, que aparecía en sus sueños, llamado "Amor verdadero"...

La chica, intentaba pasar por la vida sin hacer daño a nadie, pues sabía lo que era que alguien te hiriera... aunque eso, no le impedía seguir confiando en las personas, que se iba encontrando en su vida....

La joven, decició emprender el camino hacia su pueblo soñado y en él, fue encontrándose con diferentes personas… El primero, que al encontrarla y ella decirle que iba hacia ese pueblo, se mostró muy interesado en acompañarla. El chico parecía amable, tierno y comprensivo. A lo largo del camino, fue cogiéndole confianza y así, empezó a contarle cosas horribles sobre su exnovia, ella le escuchaba y aunque notaba en él, mucho odio y rencor, pensó que quizás podría ayudarle. Pero tras varios días de escuchar sus críticas, lamentos y demás, llegaron a un pueblo llamado "Los despechados".

El amigo de la joven, se quiso quedar en ese pueblo, pero ella, no aguantaba su desconfianza e hipocresía y no podía estar criticando siempre al sexo contrario, pues se negaba a creer en las generalizaciones. Así que le deseó suerte y le dijo que ella continuaría rumbo al pueblo de sus sueños...él, la miró con cara de enfadado y de no entenderla... y no le quiso decir adiós, ni desearle suerte.

Al poco tiempo de andar, se encontró con otro joven, el cual insistió en acompañarla hacia ese mágico lugar, del cual ella le habló… A medida que fueron pasando los días, ella notaba que él ponía mucho énfasis, cuando hablaba sobre sí mismo, pero en cambio, cuando era el turno de ella, desviaba su mirada, no le prestaba atención y cada vez que ella empezaba a hablar sobre cualquier tema, él lo cambiaba y hablaba de cualquier otra cosa y siempre menospreciando a todas las mujeres, diciendo que sólo deberían dedicarse a sus labores, a casarse y a tener hijos... Así, que llegaron a un pueblo llamado "Machismo y egoismo".

Pues ahí se quiso quedar, lógicamente, el recién amigo de la joven, aunque ella, le dijo que no era un buen sitio, él insistió en que se quedara, pero a ella, creyó que merecía algo mucho mejor que esa proposición, así que le dio las gracias y partió hacia su pueblo soñado.

Después de andar sola varios Kms, encontró a otra persona... y otra vez, lo mismo, parecía buena gente, al principio, ella seguía teniendo fe, tras sus anteriores decepciones, pues pensaba que si existía ella, también podía existir alguien que se le pareciera, tuviera sus mismos sueños y quisiera acompañarla hasta llegar ahí... pero ocurrió, que a mitad de camino, él empezó a alavarse a sí mismo, a mirarla por encima del hombro, diciéndole lo inteligente que era él y lo elemental que era ella, a parte de todo eso, demostraba estar obsesionado con su imagen, siempre mirándose en los espejos y peinándose.... por suerte, pronto llegaron al pueblo de "El narcisismo y la prepotencia" y él, se quiso quedar ahí... era curioso, pues nada más ver el nombre del pueblo, ella supo, que él, no querría continuar acompañándola, de lo cual, le nació un sentimiento de haberse quitado un gran peso de encima…

La joven, continuó un tiempo sola, (-mejor sola que mal acompañada- pensó) pasó baches, frío, calor, miedo, horror, desesperanza, decepción, tristeza, rabia... pero, de repente, llegó al pueblo del "Perdón", donde conoció a muy buena gente, que la ayudaron a aceptar su pasado y a perdonar a los que la habían hecho daño y sobre todo, a sí misma, por haberse dedicado totalmente a otros, un tiempo, olvidándose de ella misma...

Cuando se vió más fuerte y vitalizada, después de agradecer a todo el pueblo su hospitalidad, comprensión y ayuda, decidió seguir hacia, el que creía era, su destino.

Al salir de ese amado pueblo, al cual dijo, que siempre que pudiera, regresaría, se encontró con una persona encantadora... Parecía sencilla, humilde, muy inteligente, comprensiva, aunque con mucho dolor, rabia y desesperanza, ella pensó que podría ayudarle a recuperarse, que juntos podrían superar aquello, pues ella, empatizaba siempre con aquel que sentía dolor... llegó a pensar que con esa persona podría pasarse la vida entera, pues empezaban a hablar y no podían parar de contarse cosas, de descubrirse el uno al otro, etc... pero pronto llegaron a un pueblo llamado "El engaño", ahí se quiso quedar él, aunque la invitó a quedarse, diciéndole que serían amigos para siempre, pero ella, se había ido dando cuenta de que eso no era cierto, pues él pregonaba unos valores y unos principios, a los cuatro vientos, que después era incapaz de cumplir en su propia vida... así que cuando ella le dijo que gracias, pero que iba a continuar su camino, él la insultó de vil manera y le dio la espalda directamente, sin ni si quiera despedirse.

Entonces, se sintió muy mal, estuvo muchos días perdida, en un bosque de penumbras, llamado "Las tinieblas", donde ya había estado antes y siguió lo mismo que en su momento : era un lugar donde se sentía terriblemente sola,invadida por su propio sufrimiento, no quería hablar con nadie, donde todos los hombres que se cruzaban con ella, parecían vampiros, lobos hambrientos desesperados, a todos les veía con cara de falsedad, necesidad y desesperación... fue entonces, cuando echó a correr, sin importarle nada, sólo quería salir de ahí, no podía aceptar quedarse, de nuevo, así que determinó dejar sus miedos y decepciones atrás, al igual que ese lugar tenebroso, volviendo a recuperar la fe, en que su vida tenía que ser mucho mejor que todo eso.

Entonces ocurrió algo maravilloso… Una noche fría y oscura, la joven, llena de inquietudes, ilusiones y esperanzas renovadas, a pesar del cansancio, aturdida y casi sin aliento, empezó a divisar unas luces, al final de un camino y conforme se fue acercando a esas brillantes luces, vio un cartel con el nombre de un pueblo : "La amistad". Allí la acogieron rápidamente, dándole resguardo, comida, bebida y lo más importante, en aquellos momentos : comprensión, cariño y compañía.

Pero, cuál fue su sorpresa, que curiosamente, a 1 Km del pueblo, había un pueblo llamado "Amor verdadero", ella pensó : -iré mañana- pero el hecho fue, que empezaron a pasar los días y se sentía tan bien allí, que decició no tener prisa por llegar a su, tan preciado, destino...

Y así, la joven, fue pasando sus días, semanas, meses... con sus amigos y amigas, compartiendo sus felices y no tan felices momentos, ayudando y dejándose ayudar cuando era necesario, aunque no perdía la esperanza, de que, llegara un día, en el que hiciera el equipaje, tranquilamente, junto a alguien, que quisiera irse a ese cercano pueblo, aquel que, al principio, era su destino : "Amor verdadero", del cual, había oido cosas maravillosas, que no fantasías... pues ahí, no habían príncipes ni princesas, sinó parejas normales, reales y terrenales, que se amaban, compartiendo su vida, admirando sus mutuas virtudes y aceptando y amando igualmente sus defectos, creciendo juntos como personas, comprendiéndose, dejando que cada uno, tuviera su propia parcela para sí mismo, siendo libres, siempre, de la elección de seguir con su amado/a.

En ese precioso pueblo de "La amistad" la chica, llamada Enoa, a parte de dedicar muchos ratos a sus amigos, también frecuentaba una librería muy tranquila, en el centro, llamada "Mi Paraíso" y ahí, pasaba muchas tardes, encontrándose con una amiga, muy querida, llamada "Soledad" con la cual, pasa momentos muy agradables, momentos en los que siente que, gracias a ella, se convierte en una mujer más independiente y más fuerte cada día que pasa y más preparada, si cabe, para lo que su destino le tenga preparado.

Enoa.

(Vale la pena ver el video hasta el final, espero os guste)


miércoles, 25 de marzo de 2009

El mundo de los Sueños.

Enoa llegó a la Tierra de los Sueños...

Se llamaba así, por sus árboles, llamados Sueños, eran árboles frondosos, pero no todos contenían frutos, los había que en toda su vida, miles y miles de años, nunca habían conseguido que brotara, ni tan siquiera, aquella flor, que nace en primavera, antes de convertirse en fruta...

...En aquellos tiempos, Enoa se encontraba bien consigo misma, sentía que el viento le iba soplando a favor, un nuevo mundo se abría ante ella, con miles de cosas por hacer, proyectos por los que luchar, ilusiones por hacer realidad, un universo de posibilidades, donde poder cumplir sus propios sueños....

Enoa creía, que en la vida, hay que aprovechar el momento que tiene cada uno y el suyo, sentía que era mágico, de repente, al entrar en esa tierra de los sueños, sintió cómo aparecía, ante ella, un abanico de colores, donde tenía la oportunidad de elegir el que más le gustara, el tipo de vida que, realmente, quería vivir...

Lo tenía claro, ya tenía un pasado, recuerdos bellos para no olvidar y algunos malos para no recordar, porque ya había aprendido de ellos...

Así que se abrian las puertas de la tierra de los deseos... en esas tierras, encontraba paz, el sol brillaba por las mañanas y llovía por las noches, como le gustaba a ella, sólo echaba en falta, de vez en cuando, poder compartir todo el amor que llevaba dentro, con alguien le cogiera de la mano y con quien realmente sintiera que quería estar. Mientras esto no llegaba, veía cómo las gotas de lluvia, iban empapando esos árboles y esa tierra, que mojada, tanto le gustaba cómo olía...

Decidió entrar por esas puertas hacía un tiempo, pero al entrar, estaba sola, lo que no sabía, era que al llegar ahí, le saldría gente por todas partes, personas con ilusiones por cambiar su vida, como ella, personas con ganas de disfrutar de una maravilla de regalo : LA VIDA, pero tenía que ir con cuidado, pues en cualquier descuido, de repente, aparecían otras, enfadadas con el resto del mundo, orgullosas, prepotentes y no tan buenas.

Empezó a conocer nueva gente, unos le sorprendían por su generosidad, por su bondad y humanidad, otros le decepcionaban por su egoismo o falta de sentimientos y capacidad de ser comprensivos o tolerantes...

En ese momento, decidió a acercarse a personas en las que pudiera confiar, que le aportaran buenas cosas, para crecer, gente de buen corazón.. y también a aquellos a los que de alguna manera, pudiera ayudar y ellos quisieran realmente esa ayuda... y alejarse, no sin sentir dolor, de aquellos a los que, faltos de puros sentimientos y de confianza en sí mismos y en los demás, la hirieran o utilizaran a ella y a otras personas y no lo reconocieran.

El camino era duro, pues hay de todo en este mundo, somos tan diferentes unos de otros, cada persona : un mundo. Enoa había sentido, mucho tiempo, en algunas personas de su entorno, lo peor que se puede sentir de alguien a quien se cree cercano: la desconfianza, los celos y la envidia, junto con todo lo que eso conlleva : el maltrato psicológico, el chantage emocional, la manipulación y la traición.

Apenas llegar, conoció a alguien que le abrio las puertas de su casa, su alma... y vió tanta belleza que quedó totalmente deslumbrada, hospitalidad, generosidad, sencillez, humildad, cercanía, sinceridad, complicidad, tacto, respeto, alegría, compañerismo, etc... Vio que a aquella persona le brillaban los ojos ante la vida, apreció que cuando veía una sonrisa en aquel rostro, se le iluminaba el mundo entero, descubrió que compartir con aquella persona, podría ser maravilloso.

Empezó a fijarse en los arboles de alrededor de esa casa, eran diferentes de los demás, tenían frutas de colores por todas sus ramas, esos árboles sí fructificaban, y la casa, sin ser diferente de las demás, tenía algo que la hacía tan especial...estaba envuelta de tantos arboles con tantos frutos... eso la hacía parecer más bonita, más acogedora, mas nueva que las demas, y todo parecía mucho más alegre...

Enoa se preguntaba porqué esa casa y esos arboles eran diferentes y llego a la conclusión que eso era la FELICIDAD. El poder apreciar cosas en la vida que muchos no aprecian, el poder ser generoso y ayudar a los demás, el poder ver la vida con la ilusión y el agradedimiento de poder vivirla, el sentirse cerca de los demás, ser sincero y complaciente, tolerante. La persona que vivía en esa casa era así y lo compartía, no lo escondía, aunque había gente que le odiaba por ello, pues había gente infeliz que no soportaba verle sonriendo, que no soportaba ver que otra persona pudiera disfrutar de algo que ellos no disfrutaban... y sus casas eran las más feas, los arboles estaban secos, nada de frutas, y aunque saliera el sol, su jardín siempre quedaba a la sombra, pues esas personas no querían ver su jardín iluminado, ni sus árboles con frutas, pues no estaban contentos de poder vivir la vida...

Esa persona, había intentado ayudar a muchos de ellos, algunos, habían dejado que les ayudara, y en seguida empezo a cambiar su jardín, pero otros, no querían ni tenerle cerca, pues creían que todo eso no era normal, que lo normal en la vida era quejarse de que todo fuera mal y que cuando les pasaba algo bueno, no podía ser, seguro que duraría muy poco tiempo y luego volverían a la desgracia de siempre...

Enoa se dió cuenta de dónde estaba la diferencia : el querer y desear la felicidad para uno mismo y para los demás, estar dispuesto siempre a aprender, agradecido, de personas con más experiencia en la vida, dándoles las gracias y dejar que de todo eso, nazcan los frutos, igualmente poder ayudar en lo que fuera, a aquellos que necesitaran ánimo y lo aceptaran, o el cerrarse en banda, no aceptar la ayuda de nadie y creer estar en el camino adecuado, igualmente, auqnue todo vaya mal, estancándose sin crecer, ni querer aprender, envidiando y odiando a los demás, cuando son felices y disfrutan de la vida.

La decisión está en cada uno. Enoa comprendió, por fin, que todos podemos ser Maestros de alguien y todos los demás pueden ser Maestros nuestros en algo.

A partir de ese momento, cada día se sentía más fuerte, cada día con más ganas, pues a la vez que se dejaba ayudar, también podía ayudar a otros en su camino y podía sentir cómo aquello, también la llenaba de dicha.

Y un día, decidió crear su propia casa, su propio jardín y plantar sus propios árboles, sin dejar de estar agradecida por haber encontrado cobijo en casa de varias personas que tanto le enseñaron... Aceptó su ayuda, aprendió todo lo que pudo de ellos. Y así, empezó a cuidar su propio jardín, a procurar desear siempre verlo iluminado y a adorar esos arboles que un día tendrían sus propios frutos..., segura de que algún dia sería así y haciendo lo correspondiente para conseguirlo, sin perder jamás la esperanza.

Y así fue como su casa fue cogiendo color, su jardín, cada vez más luz y sus árboles cada día con más frutos.

Pero todo eso, dejando siempre las puertas abiertas, para aquellos que, en algún momento, necesitaran su ayuda y nunca dejando de seguir aprendiendo de aquellos Maestros que fueran apareciendo en su vida.

Lo ideal sería, que en la tierra de los deseos, todos los árboles pudieran tener sus frutos y que en todos los jardines, un día u otro, dejaran de habitar las sombras.

Bienvenido al mundo de Enoa, si tu quieres.

Gracias a los que me seguís y dejais que también aprenda de vosotros, compartiendo vuestro camino por este mundo virtual o el real.

Os dejo esta canción que me encanta.

lunes, 2 de marzo de 2009

Cosas que pueden ocurrir en el metro.


Enoa iba pensando en sus cosas, en lo que tenía que hacer cuando llegara a casa… Se puso sus auriculares, sonaba una canción del Coldplay que tanto le gustaba, sentía su corazón latir, esa canción le hacía pensar en él, lo típico en una mujer romántica, soñar en un amor imposible, ¿qué podía ser sinó? Lo que no imaginaba, era lo que le iba a pasar en ese vagón de metro…

Sentada en el andén del metro de la parada de Universidad, observaba la gente que iba llegando al mismo andén y al contrario, personas normales, cada uno con su vida propia, cada uno, absorto en su propio mundo… Pero, de repente, algo le hizo levantar la cabeza, era la fuerza de la energía con que él la miró. Ella lo presintió. Volvió a pensar en que todo en el mundo, es pura energía, hasta una simple mirada. ´

Al momento, se olvidó de aquél en el que estaba pensando, que últimamente ocupaba su corazón, por el que se desbordaban sus emociones y sentimientos, por esperar algo que ella, realmente no quería esperar, sinó que pasara sin más, no por desearlo, sinó, porque realmente, el sincrodestino le hubiera preparado. Así que, se lo quería quitar de la cabeza, por creerlo, a veces, como simplemente, un sueño, imposible de cumplir, aunque sus esperanzas no morirían jamás.

Se preguntó, en qué estaría pensando él, al mirarla de esa manera. Pues no era una mirada común, era una mirada llena de curiosidad, como si hubiera intentado penetrar en su mundo y averiguar qué había detrás de esa cara, detrás de esos ojos, detrás de esa persona.

Ella desvió rápidamente sus ojos hacia otro lugar, pues sin quererlo , se llegó a ruborizar y eso, en ese momento, hizo surgir su inseguridad, aquella que aparece, alguna vez, cuando sentimos que alguien nos observa. No siempre ocurre, sólo según quién sea la persona que te observa, pasa sólo en extrañas ocasiones.

Él tenía cara de niño, aunque seguro ya rozaba los cuarenta, la transparencia de sus ojos y su tierna e incipiente sonrisa del momento, le hacían parecer mucho más joven, a parte de unos cabellos castaños, un poco largos y dejados a su aire y su manera despreocupada de vestir y de andar, como medio bailando, al son de una música propia, que surgía de su interior.

Ambos subieron al metro, ella intentó entrar por otra puerta, andando unos pasos, alejándose de él, pero él la siguió para, por fin, entrar por la misma puerta.

Una vez en ese vagón, que no acababa de cerrar las puertas y arrancar, él se puso justo enfrente de ella, siguiendo observándola, ante su visible rubor . Enoa se sentía incómoda, él lo sabía, sabía mucho más de ella, de lo que ella se imaginaba. Tenía una intuición impropia en un hombre, en sus ojos podía ver algo, que los demás no sabían ver, intuía que en ella, podría encontrar algo que le podría cambiar la vida.

Mientras la miraba, percibía que había sufrido, que lo había pasado mal, sabía que ahora estaba encontrando su camino, que empezaba a sentirse bien consigo misma, que había decidido sonreírle a la vida… En algún momento que no le apartó la mirada, vió una tímida sonrisa en sus ojos, cosa que le impactó, por lo bien que le hacía sentir la felicidad que percibía de ellos.

Ella estaba deseando que ese tren arrancara, la mirada insistente y penetrante de aquel chico, la perturbaba, pues empezaba a divagar, a imaginar, a soñar, como buena soñadora que era… Imaginaba cómo se bajaría en la próxima estación y él no podría hacer otra cosa que bajarse con ella y no podría evitar decirle algo para no perderla, por la desesperación del momento, al pensar que podría suceder que jamás coincidieran de nuevo.

Algunas veces había jugado a imaginar eso… Un amor a primera vista, en un lugar diferente a lo común, donde jamás suelen suceder esas cosas, donde todo el mundo lleva su propio y absorto camino, donde jamás nadie se para a conocer a nadie: el metro.

Pero realmente ella, no creía en eso, aunque le encantaba ver y disfrutar de las películas en què pasaban cosas así : dos personas se atraían, se conocían, en un lugar poco común y surgía un precioso romance, no creía que jamás eso le fuera a pasar a ella.

Pero, de repente, quizás podría ser la protagonista de una de esas películas románticas, que tanto le gustaban… Se bajó en la siguiente parada y él no pudo evitar bajarse con ella.

Mil dudas pasaron por la mente y el corazón de ese hombre, aunque no hizo caso a ninguna (de su mente) sintió que el corazón mandaba en ese momento, sólo pensó en que quizás, jamás volvería a verla y algo se le rompía por dentro, al imaginarlo… así que sin más, se bajó con ella… pero no quería asustarla… se preguntaba cómo podría decirle algo, sin que a ella la abordara un miedo repentino y decidió preguntarle por una calle cercana…

-Perdona, ¿sabes si me he bajado bien en esta parada para llegar a la calle Aragón y si queda muy lejos?- ella, sorprendida, sin poder evitar abrir sus negros ojos de par en par, intentó disimular, al instante, su cara de sorpresa (y su rubor) y contestarle… - Sí, creo que te has bajado bien, ahora cuando salgas, es subiendo 5 calles, más arriba de la gran via… A él esa voz le sonó a un ángel… no quería perderla, quería, ansiaba conocer esa mujer, con un mundo interior que él intuía, sería el que le abriría las puertas a un universo desconocido y apasionante, en el que poder cobijarse por el resto de su vida.

Decidió no dejarla escapar, pero se dio cuenta, que no sabia nada de ella... quizás tendría pareja, quizás estaba casada, quizás tenía hijos, quizás planeaba irse a vivir fuera…

...Aún así dedició arriesgarse totalmente y le dijo : -Perdona que te vuelva a molestar, te seré sincero : lo de la calle era una excusa, desde el momento en que te he visto, algo, no sé exactamenté qué, ni cómo, me ha dicho que tenía que conocerte, ésto es lo que me ha llevado a seguir mis impulsos y bajarme en una parada que ni siquiera es la mía, sólo por seguirte, por no perderte. Pensarás que estoy loco, pero no te asustes, ¿de acuerdo? No estoy loco, sólo pretendo conocerte, quizás soy un romántico de la vida y pienso que tú también lo puedes ser, he tenido una intuición muy fuerte en eso.-

Se hizo un silencio algo violento y muy largo para él, lo que le hizo subir el rubor, cosa que a Enoa le hizo gracia, no era un cara dura ni un jeta de la vida y por suerte para él, al fin, Enoa habló : - vaya, me dejas perpleja, normalmente no me suelen pasar estas cosas cuando voy en metro, pero me intriga todo lo que me has dicho, aunque la verdad es que tengo que ir a una clase.- El sonrió, enseñando todos sus blancos y perfectos dientes, achinando sus ojos y haciendo que se marcaran, al lado de su boca, dos oyitos, que a ella le despertaron la risa, aunque la intentó reprimir, para no incomodarle… y de repente él dijo : -vaya, vas a clase, pero bueno, tienes un cuarto de hora antes de esa clase? – Ella le contestó : -Si, pero justa, que tengo inglés a las 20h.- Perfecto-dijo él, - aquí , justo al lado del metro hay un bar, podemos hacer un café- Ella sintió que todo aquello era extrañísimo, no sabía si estaba haciendo una locura, no sabía si debía aceptar, no le conocía, sólo se dejaba llevar por su eterno romanticismo y que quizás el destino, por fin le regalaba algo mágico…

…En un momento, pasaron mil cosas por su mente… -¿qué estoy haciendo? ¡Si no le conozco de nada! ¡No sé nada de él! ¿y si verdaderamente está loco? ¿Porqué me pasa esto a mí,ahora, si a quien realmente quiero ha desaparecido? ¿Debo escapar? ¿Debo quedarme? ¿Debo dejar que el, fortuito, destino siga su curso? ¿Debo cambiarlo? Eran mil preguntas, una detrás de otra, sintió cómo sus manos empezaban a sudar, notaba cómo subia toda la sangre de si cuerpo a su cara, sentía como si todo el mundo girara en su cabeza, como si fuera a desmayarse, un ataque de pánico estaba a punto de acontecer… pero de repente, oyó su propia voz cómo se pronunciaba : –Si, me irá bien un café antes de entrar a clase.- acto seguido pensó :- Dios! ¿qué he hecho?-
Tomaron el café, conocieron sus gustos sobre cine, música, hobbies, viajes, etc.. y al despedirse, él le pidió el teléfono para volver a quedar otro día, sólo para otro café.
Enoa pensó que debía vivir el presente, que el amor que ella tanto anhelaba, de momento no correspondía a sus expectativas, así que : ¿qué podía perder?

Así que Enoa aceptó, pues se había sentido muy a gusto con él, le pareció agradable, caballero, simpático, con ganas de vivir la vida y con ilusiones por muchas cosas, una de ellas, encontrar a alguien con quien compartir su camino, ella sabía que ya había encontrado a ese alguien, él también, pero debían tomarse las cosas con calma, tranquilamente, conociéndose, haciéndose amigos y el tiempo diría…

¿Continuará?
Gemma-Enoa.

domingo, 8 de febrero de 2009

A pa i aigua... vaga indefinida.




(Abans de res, només dir que respecto totalment la vida sexual que decideixi portar qualsevol persona, no sóc ningú per jutjar res ni ningú. Dit això, ara vaig a protestar una miqueta, també hi tinc dret,no?)

Només em faltava això, a sobre que estic a pa i aigua en la meva vida sexual (ja he perdut el conte del temps que porto), resulta que he d’escoltar els coloms com gemeguen i gaudeixen en el meu terrat!... això qué carai és? Una juguesca o una ironia de la vida? O potser una broma macabre que algú m’està fent?

No sé què em vol dir el Sr. Univers amb això... A mí m’agrada el sexe, sobretot si és amb tendresa i amor, o potser, de vegades, amb tota la passió del món, amb algú especial per qui senti quelcom, però com això, avui en dia sembla que sigui EL MÉS COMPLICAT DEL MÓN, ja que tothom té pressa per aquestes coses i jo, la veritat, és que ara mateix no tinc pressa i no tinc ganes de frivolitats ni de mentires , prefereixo esperar a trobar o que em trobi algú, que valori alguna cosa més, que un simple “polvo” en mí… no entenc que la vida es rigui de mí d’aquesta manera… em vol dir alguna cosa? em vol continuar temptant perquè caigui en la fácil temptació, passant-me per la cara que, fins i tot, al meu terrat hi ha qui s’ho passa d’allò més bé?

Tot i el tipus passional de dona que sóc, doncs sóc mediterrània, de sang calenta i m’agrada viure la vida intensament i també el sexe quan estimo algú, considero que fa temps, estic aconseguint, tot i les oportunitats que la vida em posa al davant, no caure en la banalitat d’omplir les meves, possibles, carències de tendresa externa, amb falses carícies d’algú, que passarà per la meva vida, com si fos un huracà, que vindrà, saquejarà i marxarà…

NO, em nego! encara que escolti, un i altre cop (perquè no en tenen prou amb un, no!), els coloms com gemeguen al meu terrat, amb un plaer desmesurat, que a més, semblen TÀNTRICS!! doncs els seus gemecs poden durar més d’un quart d’hora… caram! no sabia que els coloms poguessin estar copul.lant tanta estona! doncs tot i això, penso continuar en els meus afers, com ja dic, a pa i aigua…, per cert, ara que hi penso : qui carai em va posar aquesta idea al cap? jo em pregunto, perquè no gaudir i gemegar com fan els coloms? sense més problemas, sense pensar en res més, sense preocupar-me si sóc un simple polvo o no, sense pensar en sentir quelcom o no sentir res?… aaaiiixxx! perquè hauré nascut éssent racional i emotiva? Podría haver nascut sent colom! i així anar gaudint i gemegant als terrats dels humans que són a pa i aigua, jajajaja.

Què hi farem? La vida és així, de vegades, ens passa pels nassos el plaer dels altres, en aquest cas, el dels coloms, mentre jo, continuo escoltant ara mateix com gemeguen,amb unaltra d'aquestes infinites copul.lacions, aniré reflexionant, sobre la meva abstinència i castedat, EM DECLARO EN VAGA INDEFINIDA, ja que estem en crisi, aprofito. Ja sé, molts/es direu : -perquè tu ho vols!- Doncs sí, la veritat és que jo ho vull així. Ningú em mereixerà, ni jo mateixa ho mereixeré, fins que no senti que hi ha alguna cosa més, que una frívola i superficial atracció física amb algú… perquè total, això és tant fácil d’aconseguir, avui en dia, amb la frivolitat i la inconsciència que ens envolten… i a mí no m’agraden les coses fàcils, al cap i a la fi : NO SÓC UN COLOM.

Potser he fet una regressió a les dones d’abans, per no ser un colom? Ara me n’ha vingut una al cap, us la deixo per aquí, espero que us agradi…

sábado, 31 de enero de 2009

KamiKace.

A veces llueve en el corazón, como la canción de Maná, que tanto me gusta, lo interesante es saber porqué llueve exactamente... ¿es por los demás o es por nosotros mismos?

En mi corazón, cuando llueve, a veces, es por mí misma, por sentir que todavía me queda mucho por aprender, pero otras veces, es por los demás, por haberle entregado, algo de mí, a alguien que, realmente, no ha sabido apreciarlo, lo ha pisado e infravalorado y con ello, me ha decepcionado como persona. Pero, realmente, ¿eso me importa? Pues no, la verdad. Lo que más me importa es seguir Feliz conmigo misma, orgullosa de haber ofrecido lo que tenía, habiendo confiado sin esperar nada a cambio. Sí, lloverá en mi corazón, pero sólo un breve instante en el tiempo, sólo permitiré que llueva ese instante.

A veces, me puedo equivocar en quién elijo para ofrecerle mi confianza, pero da igual, siempre me servirá para crecer… ¡¡La vida sigue!! los charcos que deje esta lluvia en mi corazón, se secarán evaporándose, en una niebla que los fundirá y saldrán fuera de mí, dejándome saborear lo agridulce de la experiencia, que me volverá a enseñar, que siempre he de seguir aprendiendo, pero no sólo de los demás, sinó de mí misma. Saber que no siempre, todo el mundo, verá lo que no está preparado para ver; saber que estoy contenta de haberme mostrado tal como soy, saber que lo que he ofrecido, lo he hecho sin esperar nada a cambio, simplemente habré vivido mi momento con esa persona, tal como soy, transparente, con mis más y mis menos, con mis alegrías y mis tristezas, con mis cosas buenas y las no tan buenas. Si esa persona sabrá o no valorarlo, es SU problema, no el mío.

Así que, si algún día, vuelve a llover en mi corazón, seguramente, será porque me habré vuelto a equivocar del destino de mis buenos sentimientos, pero siempre se volverán a evaporar los charcos y siempre volverá a brillar el sol en él.

¡¡Soy una CAMICACE GANADORA!! Siempre gano en cada riesgo, en cada apuesta gano muchísimo más de lo que pierdo, pues me gano a mí misma, si esa persona me decepciona y si no lo hace, me llena de orgullo el poder conocer a otro ser que, como yo, también habrá arriesgado.

Y me gusta apostar, no me arrepiento de arriesgarme por las personas, porque si por cada 100 que me arriesgo, encuentro sólo a una que, verdaderamente, sepa apreciar lo que reciba y podamos compartir, quién sabe qué cosas y momentos bellos o no tan bellos y mágicos o no tan mágicos, en la vida, ¡bienvenida sea! Pero en todo ésto, jamás iré buscado la aprobación de alguien, por el vacuo placer de aumentar mi autoestima, pues ahora, ya no necesito la aprobación de nadie, ya tengo la MIA!! aunque sí, soy humana y me gusta relacionarme, ¡¡claro que sí!! pero con personas que realmente valen la pena y no van por la vida, injustamente, salpicando de sus problemas internos a los demás, para librarse, falsamente, de sus carencias y sí, digo falsamente, porque se librarán sólo por un breve instante en el tiempo y luego volverán a quedarse totalmente vacíos, arrepintiéndose, quizás, a veces,(los que tengan algo de conciencia) de lo perdido, aunque también quizás demasiado tarde…

No somos perfectos, somos humanos, nos equivocamos y también sé perdonar y poner la otra mejilla… pero una cosa es equivocarse y otra herir intencionadamente a alguien que no lo merecía. Hay personas así, sí, quizás no se imaginan del dolor que pueden llegar a causar, en un momento dado a alguien, traicionando su confianza...y la verdad es que siento pena y lástima por ellas, pues sé que su inconsciencia las traiciona y no saben reconocerlo, pues sólo viven en su propio mundo, sin ningún tipo de empatía ni solidaridad con el prójimo, ¡qué triste! pues muy raramente, han sido capaces de ponerse en los zapatos de otro/a. Eso les hace ser, simplemente, frívolos, totalmente egocéntricos y superficiales, dejándose llevar por un mundo vacuo, interesado y superficial, sin ningún otro rumbo en su destino, que no sean ellos mismos y su satisfacción personal, a costa de lo que sea o de quien sea, ojalá algún dia puedan ver la luz, mis mejores deseos para ellos/as.

No me arrepiento de que llueva en mi corazón, cuando es necesario, pues me limpia y me prepara para ser libre, de nuevo, de los restos de cualquier decepción.

Alguien preguntaba hace poco, ¿debemos arriesgarnos en la vida? Y respondí –sí, hay que tirarse a la piscina-, luego ya descubriremos si había agua y si resultó no haberla, el golpe que nos dimos, nos hará ir con más prudencia la próxima vez, no escarmentándonos, sinó enseñándonos que los que somos así, estamos expuestos a un tipo de personas que, simplemente, no están preparadas para recibir todo lo que podemos ofrecerles…

Ahora mismo, no sé de venganzas ni de envidias y me alegro de ello. Y soy totalmente sincera al decir que : -prefiero que me hieran a herir yo a alguien- me alegro de ser así, estoy orgullosa de no tener que arrepentirme de hacer daño a otras personas, cuando alguien me hiere, o simplemente veo que lo intenta, lo que consigue es mi alejamiento de su alma, nunca mi venganza, pero es que creo que mi alejamiento, ya será suficiente castigo para esa persona…

Una gran persona y amiga, que tengo, me ha dicho últimamente : -Tu siéntate y espera- ¡qué gran consejo de una persona sabia!

Así que los charcos que dejó la lluvia, en mi corazón, ya se secan y no pienso defallecer en el intento, de seguir conociendo personas en mi vida que, realmente, sí están preparadas para recibir algo de mí, que siempre saben estar a la altura de las circunstancias, alejándose y dejando espacio, cuando hace falta y estando a mi lado, siempre que lo necesito, para compartir y ayudar real y desinteresadamente… Qué bello! eso me anima, me alegra, me ilusiona, me reconforta, me alienta, me hace continuar en mi camino, aquel que me permite seguir siendo y seguir mostrándome como YO MISMA y enseñándome, también, cómo estar, yo misma, a la altura de las circunstancias, cuando alguien me necesite, pues he tenido la gran suerte de poder contar con verdader@s amig@s de los que aprender. Gracias.

Dedicado a : Adonis, por estar ahí cuando tanto lo he necesitado y hacerme ver muchas de las cosas que he dejado reflejadas en este escrito y que tanto me han ayudado.

Gemma-Enoa



martes, 27 de enero de 2009

En breve

Página en construcción...
En un breve espacio de tiempo será publicado el primer relato corto... gracias